Cuentos Cortos

Cuentos Cortos
El bebe cerdito


El bebe cerdito



¿Te gustaría que te cuente la visita de Alicia a la Duquesa? Puedes creerme que fue una visita de lo más importante.

Naturalmente, Alicia empezó por llamar a la puerta: pero no apareció nadie, y tuvo que abrirla ella misma.


La puerta conducía directamente a la cocina. La Duquesa estaba sentada en el centro de la habitación, cuidando al Bebé. El Bebé berreaba. La sopa hervía. La Cocinera estaba removiendo la sopa. El Gato --era un Gato de Cheshire-- sonreía, como lo hacen siempre los gatos de Cheshire. Todas estas cosas estaban ocurriendo en el momento en que Alicia entró.

La Duquesa tiene un sombrero y un vestido muy bonitos ¿verdad? Pero me parece que la cara ya no la tiene tan bonita.

El Bebé --bueno, seguro que has visto varios bebés más guapos que éste; y con mejor genio, también. Sin embargo, fíjate bien en él, ¡y veremos si le reconoces la próxima vez que te reúnas con él!

La Cocinera, bueno, a lo mejor has visto cocineras más simpáticas que ésta, quizá una o dos.

¡Pero estoy casi seguro de que nunca has visto un Gato mejor que éste! ¿A que no? ¿A que te gustaría tener un Gato igualito que éste, con esos preciosos ojos verdes y esa sonrisa tan dulce?

La Duquesa estuvo muy grosera con Alicia. No es nada extraño. Incluso llamaba «¡Cerdo!» a su propio Bebé. Y no era un Cerdo ¿verdad? La Duquesa ordenó a la Cocinera que le cortara la cabeza a Alicia, aunque naturalmente la Cocinera no le hizo caso; ¡y para terminar le tiró el Bebé a Alicia! Así que Alicia cogió el Bebé y se marchó con él, y a mí me parece que hizo muy bien.

De manera que Alicia echó a andar por el bosque, llevando consigo a aquel niño tan feo. Y buen trabajo que daba aguantarlo en brazos, porque no hacía más que moverse. Pero por fin descubrió cómo sujetarlo bien: había que agarrarlo muy fuerte del pie izquierdo y la oreja derecha.

¡Pero tú no sujetes nunca a un Bebé de esa manera! ¡Son muy pocos los que prefieren ser tratados así!

Bueno, el caso es que el Bebé seguía gruñendo y gruñendo, y Alicia tuvo que decirle, muy seriamente, «Mira, rico, si te vas a convertir en un cerdo, no quiero saber más de ti. ¡Así que te den cuidado!».

Por fin le miró la cara, y ¿qué crees que le había ocurrido?

«Pero ese no es el Bebé que cuidaba Alicia, ¿no?»

¡Ah, ya sabía yo que no le ibas a reconocer, aunque te dije que te fijaras bien! Sí señor, es el Bebé. ¡Y ahora se ha convertido en un Cerdito!

Entonces Alicia lo puso en el suelo y le dejó trotar hacia el bosque y pensó: «Era un Bebé feísimo; pero como Cerdo resultaba bastante guapo, eso creo yo».

¿No crees que ella tenía razón?

Cuentos infantiles cortos

Cuentos Infantiles


Bookmark and Share

Juegos
Juegos educativos
Juegos Disney
Dibujos Colorear
Colorear online
Unir los puntos
Puzzles
Crucigramas
Juegos Memo
Diferencias
Laberintos
Sopa de letras
Adivina que es
Chorradas
Peliculas infantiles
Manualidades
Más...

Cuentos infantiles
Cuentos cortos
Fábulas
Refranes
Chistes para niños
Adivinanzas
Frases de amor
Frases Famosas
Frases geniales
Frases de Amistad
Poesias de Amor
Humor
Trabalenguas
Canciones
Más...

Dibujos infantiles
Recetas para niños
Nombres para Bebes
Gifs animados
Calendarios
Marcos para fotos y más
Fotos de bebés
Más...

Ejercicios de primaria
El cuerpo humano
Dinosaurios
Las plantas
Planetario
Aprender inglés
Más...





© 2004 - 2017 www.pekegifs.com Todos los derechos reservados | Pekegifs Marca Registrada numero 2.751.452 l
Contacto Administrativo | Políticas de privacidad y aviso legal |Renuncia Legal

Usamos cookies de terceros para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. ACEPTO Más información