Pagina infantil y juvenil. Recursos para niños


Cuentos


Ricitos de Oro

En un bosque florido y frondoso vivían tres ositos, un papá, una mamá y el pequeño osito.

Un día, tras hacer todas las camas, limpiar la casa y hacer la sopa para la cena, los tres ositos fueron a pasear por el bosque para que el pequeño osito pudiera jugar y respirar aire puro.

De repente, apareció una niña muy bien vestida llamada Ricitos de Oro.

Cuando vio la casita de los tres ositos, se asomó a la ventana y le pareció muy curioso lo ordenada y coqueta que tenían la casa.

A Ricitos de Oro se le olvidaron los modales que su mamá le había inculcado y decidió entrar en la casita de los tres ositos.

¡Oh! ¡Qué casita más bonita! ¡Qué limpia y ordenada tienen la casa la gente que vive aquí!.

Mientras iba observando todo lo que había en la casa comenzó a sentir hambre, ya que le vino un olor muy sabroso a sopa .

¡Mmm.


! ¡Qué hambre me ha entrado! Voy a ver que tendrán para cenar.

Fue hacia la mesa y vio que había tres tazones.

Un tazón pequeño, uno más grande y otro más y más grande que los otros dos anteriores.

Ricitos de Oro siguió sin acordarse de los modales que su mamá le había enseñado y en vez de esperar a que los tres ositos volvieran a la casita y le invitaran a tomar un poco de la sopa que habían preparado, se lanzó directamente a probarla.

Comenzó por el tazón más grande, pero al probarlo, la sopa estaba demasiado caliente.

Entonces pasó al tazón mediano y al probarlo, la sopa estaba demasiado fría, pasándose a probar el tazón más pequeño que estaba como a ella le gustaba.

Está en su punto, dijo la niña.

Cuando acabó la sopa se subió a la silla más grandota pero estaba demasiado dura y se pasó a la otra silla más mediana comprobando que estaba demasiado blanda, y entonces decidió sentarse en la silla más pequeña que estaba ni muy dura ni muy blanda; era comodísima.

Pero la sillita estaba acostumbrada al peso tan ligero del osito y poco a poco el asiento fue cediendo y se rompió.

Cuando Ricitos de Oro se levantó del suelo, subió a la habitación de los tres ositos y comenzó a probar las tres camas.

Probó la cama grande pero estaba demasiado alta.

Después probó la cama mediana pero estaba demasiado baja y por fin probó la cama pequeña que era tan mullidita y cómoda que se quedó totalmente dormida.



Mientras Ricitos de Oro dormía profundamente, llegaron los tres ositos a la casa y nada más entrar el oso grande vio cómo su cuchara estaba dentro del tazón y dijo con su gran voz:

¡Alguien ha probado mi sopa!.

Y mamá oso también vio su cuchara dentro del tazón y dijo:

¡Alguien ha probado también mi sopa!.

Y el osito pequeño dijo con voz apesadumbrada:

¡Alguien se ha tomado mi sopa y se la ha comido toda entera!.

Después pasaron al salón y dijo papá oso:

¡Alguien se ha sentado en mi silla!.

Y mamá oso dijo:

¡Alguien se ha sentado también en mi silla!.

Y el pequeño osito dijo con su voz aflautada:

¡Alguien se ha sentado en mi sillita y además me la ha roto!.

Al ver que allí no había nadie, subieron a la habitación para ver si el ladrón de su comida se encontraba todavía en el interior de la casa.

Al entrar en la habitación, papá oso dijo:

¡Alguien se ha acostado en mi cama!.

Y mamá eso exclamó:

¡Alguien se ha acostado en mi cama también!.

Y el osito pequeño dijo:

¡Alguien se ha acostado en ella !.

Ricitos de Oro, mientras dormía creía que la voz fuerte que había escuchado y que era papá oso, había sido un trueno, y que la voz de mamá oso había sido una voz que la hablaba en sueños pero la voz aflautada del osito la despertó.

De un salto se sentó en la cama mientras los osos la observaban, y saltó hacia el otro lado saliendo por la ventana corriendo sin parar un solo instante, tanto, tanto que no daban los pies en el suelo.

Desde ese momento, Ricitos de Oro nunca volvió a entrar en casa de nadie ajeno sin pedir permiso primero.

FIN

Cuentos Clásicos

. Cuentos Infantiles

Comentários de los visitantesPekegifs







Bookmark and Share