Pagina infantil y juvenil. Recursos para niños


Cuentos

Avatares

Messenger

Fondos de Pantalla

Iconos

Gifs animados

Bookmark and Share

La Princesa y el Guisante

Érase una vez un príncipe que quería casarse, pero tenía que ser con una princesa de verdad. De modo que dio la vuelta al mundo para encontrar una que lo fuera; pero aunque en todas partes encontró no pocas princesas, que lo fueran de verdad era imposible de saber, porque siempre había algo en ellas que no terminaba de convencerle. Así es que regresó muy desconsolado, por su gran deseo de casarse con una princesa auténtica.

Una noche estalló una tempestad horrible, con rayos y truenos y lluvia a cántaros; era una noche, en verdad, espantosa. De pronto golpearon a la puerta del castillo, y el viejo rey fue a abrir.

Afuera había una princesa. Pero, Dios mío, ¡qué aspecto presentaba con la lluvia y el mal tiempo! El agua le goteaba del pelo y de las ropas, le corría por la punta de los zapatos y le salía por el tacón y, sin embargo, decía que era una princesa auténtica.

«Bueno, eso ya lo veremos», pensó la vieja reina. Y sin decir palabra, fue a la alcoba, apartó toda la ropa de la cama y puso un guisante en el fondo. Después cogió veinte colchones y los puso sobre el guisante, y además colocó veinte edredones sobre los colchones.

La que decía ser princesa dormiría allí aquella noche.

A la mañana siguiente le preguntaron qué tal había dormido.

-¡Oh, terriblemente mal! -dijo la princesa-. Apenas si he pegado ojo en toda la noche. ¡Sabe Dios lo que habría en la cama! He dormido sobre algo tan duro que tengo todo el cuerpo lleno de magulladuras. ¡Ha sido horrible!

Así pudieron ver que era una princesa de verdad, porque a través de veinte colchones y de veinte edredones había notado el guisante. Sólo una auténtica princesa podía haber tenido una piel tan delicada.

El príncipe la tomó por esposa, porque ahora pudo estar seguro de que se casaba con una princesa auténtica, y el guisante entró a formar parte de las joyas de la corona, donde todavía puede verse, a no ser que alguien se lo haya comido.

¡Como veréis, éste sí que fue un auténtico cuento!

FIN

Cuentos Clasicos

Juegos Educativos
Gifs animados
Dibujos infantiles
Dibujos infantiles2
Dibujos Disney
Dibujos Disney 2
Laberintos
Huevos Cartoon
Fotografias de amor
Peliculas Infantiles
Letras animadas
Pegatinas
Gifs Animados
Avatares

Juegos para niños
Fabulas
Juegos Disney
Frases de Amor
Poesias de Amor
Fotografias de amor
Amor
Acertijos
Mascotas virtuales
Nombres Animados
Dibujos infantiles
Salvapantallas
Planetario
Ilusiones Opticas

Dibujos para colorear
Humor
Manualidades
Adivinanzas
Acertijos
Chorradas
Colorear Online
Recetas para niños
Unir Puntos
Sopa Letras
Fondos pantalla
Videos infantiles
Silogismos
El Cuerpo Humano

Cuentos Infantiles
Memo Disney
Chistes para niños
Ejercicios Escuela
Fotos divertidas
Creaciones Photoshop
Enviar postales
Puzzles
Messengermania
Fotos de Bebes
Nombres para Bebe
Calendarios imprimir
Grandes enigmas
Nombres Animados



Bookmark and Share

usuarios online